Friday, November 30, 2012


EL RESPETO A LA DIGNIDAD HUMANA Y EL DERECHO A LA EDUCACIÓN DE ADULTOS Y SUS FAMILIAS

Luis Julián Salas Rodas

Sociólogo
Especialista y Magister en Ciencias Sociales 
Magister en Ciencias de la Educación
Director Ejecutivo de la Fundación Bien Humano
www.bienhumano.org


Aprendí a leer y a escribir, aprendí a participar, hasta a pintar, aprendí a compartir, aprendí a controlarme, aprendí a que uno debe salir de la casa, aprendí a prender el computador. Cuando fuimos al Jardín Botánico, hay una Ceiba que la llaman barrigona. Aprendí números, que no sabía nada. Aprendí las estaciones del tiempo y las formas de comunicación”.
(Testimonio de mujer adulta participante del proyecto de alfabetización  y educación de adultos:
Leer y escribir la realidad para ser libres”)

Desde el año 2000 la FBH inicio acciones de alfabetización de adultos en las zonas rurales de Antioquia donde trabajábamos con las familias y los educadores.  En los primeros años tuvimos aportes financieros de la Fundación Alfabetizadora Laubach para el Caribe y América Latina y Proliteracy World Wide, ONG norteamericana que tiene programas en 34 países.

A mediados del 2007 la trabajadora social Ángela María Mesa Londoño, funcionaria de la Secretaría  de Desarrollo Social del municipio de Medellín se acercó a la FBH para solicitar apoyo al macroproyecto de Moravia.  De una población cercana a 42.000 personas el 10%, mayores de 15 años, se encontraba en situación de analfabetismo estructural lo que impedía el desarrollo de los programas.  Por esa misma época la Fundación Fraternidad Medellín se interesó en el tema de la alfabetización de adultos. En el 2009 iniciamos una nueva propuesta denominada “Leer y Escribir la Realidad Para Ser Libres” retomando nuevos enfoques pedagógicos y de educación de adultos, atendiendo a la vez los requerimientos del Ministerio de Educación para certificar a los participantes en el llamado CLEI: Ciclo Lectivo Educativo Institucional. Siendo las familias el grupo objetivo de la FBH el proyecto incluyó además del equipo pedagógico un equipo sicosocial de apoyo y acompañamiento a los adultos y las tutoras. Con el firme respaldo financiero de la Fundación Fraternidad Medellín graduamos, en ese año 250 adultos residentes en el barrio Moravia de Medellín en el CLEI 1 (1°, 2° y 3° de primaria).  El 71%  siguió sus estudios en el nivel 2 del CLEI.  En el 2010 graduamos 100 adultos de los barrios la Cruz y la Honda y el 69%  de ellos avanzó al nivel 2 del CLEI (4°, 5° y 6°).  En el 2011 participaron 180 adultos de las comunas 8 y 9 de Medellín, del barrio Campo Valdez, de la Fundación las Golondrinas, del programa Centro Día de habitantes de calle y adultos mayores de la Sociedad San Vicente de Paul.  En el 2013 esperamos graduar 180 adultos de los barrios Belén Rincón, Llanaditas, Santo Domingo, Picacho y de las instituciones Calor de Hogar, Senderos de Luz y Centro Día de Medellín.  Desde el año 2000 hasta la fecha hemos alfabetizado 1.672 personas adultas y muchas de ellas han logrado terminar  primaria y bachillerato. Algunas aspiran a continuar estudios técnicos y superiores.

Los participantes de “Leer y escribir la realidad para ser libres” reciben 400 horas presenciales, realizan salidas pedagógicas con las tutoras a distintos sitios de la ciudad y tienen la oportunidad de acceder a la alfabetización digital en las salas y bibliotecas públicas y también aprenden del manejo de finanzas personales y familiares.

Más que la estadística, el impacto  del trabajo realizado hay que evaluarlo en el contexto de la recuperación de la dignidad humana, de la autoestima personal,  de la restitución de un derecho negado: el de la educación y el de la inclusión social y ciudadana.  Estamos de acuerdo con la movilización de recursos y la política pública hacia la primera infancia y la adolescencia pero, también, el Estado y la sociedad tienen, en Colombia, una deuda social pendiente con la población iletrada adulta joven y mayor.  ¿Por qué otros países han logrado erradicar el analfabetismo y el nuestro aun no?  ¿Por qué persisten las condiciones de inequidad y exclusión a la educación y el trabajo decente?  ¿Por qué fuimos el último país de América Latina en garantizar la gratuidad en educación básica  y secundaria?

En la antigüedad  griega Pitágoras de Samos dijo: “Ayuda a tus semejantes a levantar la carga, pero no te consideres obligado a llevársela”. Cuando asumimos la carga del otro lo volvemos dependiente, le quitamos su dignidad e iniciativa. En la FBH hemos y seguiremos ayudando a “levantar la carga”, brindando oportunidades y acompañamiento para que las personas familias y comunidades puedan seguir, con entusiasmo y sano orgullo, el desarrollo de sus capacidades, talentos y competencias.  Si los padres y madres, quienes son las figuras de identidad más importantes de los hijos, elevan su nivel educativo mejoran con ello la calidad de vida de sus familias, sus relaciones con ellos y valoran el acceso y la permanencia de sus hijos  en el sistema escolar. Alfabetizar no es solo la tarea de enseñar a leer, escribir o a aprender las operaciones matemáticas básicas. Se piensa que la tarea de alfabetizar es asunto de cartillas, campañas y de unas horas de trabajo voluntario. ¡No! Para alfabetizar un adulto  hay que prepararse académicamente en la disciplina de formación y educación de adultos; alfabetizar un adulto es garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos, es abrir las puertas invisibles que cierran su ingreso al ejercicio pleno de su ciudadanía  de su participación social, productiva y política.  En el mundo se estima que existen 800 millones de personas analfabetas mayores de 15 años, la mayoría mujeres rurales que por razones culturales o religiosas se les niega el derecho a la educación. Malala  Yousafzai la joven paquistaní que fue herida a bala por defender su aspiración al conocimiento, a las oportunidades y al desarrollo de sus capacidades es símbolo de las creencias que mantienen la inequidad y la injusticia sobre las mujeres.
     
En nuestro país son alrededor de 2.100.000 los iletrados, mayores de 15 años,  a los que, por diversas razones se les sigue negando el derecho a la educación; de ellos 400.000 son antioqueños(as).  Antioquía lidera este ranking. ¿Será que el Plan de Desarrollo del gobernador Sergio Fajardo Valderrama  “Antioquía la más Educada” se ocupar de ellos y los incluirá de verdad?

En Medellín las cifras de la problemática son también preocupantes, según dos estudios  Encuesta De Calidad de Vida ECV y la Gran Encuesta Metropolitana de Hogares (GEIH), 51.702 personas mayores de 15 años son analfabetas estructurales, 225.000 personas entre los 15 y 65 años son analfabetas funcionales y en cuanto el analfabetismo digital el 54% de los hogares no tiene computador y el 62.42% no tiene conexión a internet. De acuerdo con información de la Personería de Medellín en los últimos 10 años han llegado a la ciudad alrededor de 250.000 personas de distintas regiones rurales del departamento y del país. Personas y familias que huyen del conflicto armado o en búsqueda de oportunidades que desean quedarse y ser ciudadanos. Con ellos  en vez de disminuir crece la tasa de analfabetismo y la demanda por vivienda y servicios.
  
Los  datos del Ministerio de Educación Nacional inquietan ya que, a pesar de todos los esfuerzos,  aun existen alrededor de 1.000.000 de niños, niñas y jóvenes por fuera del sistema escolar sino se toman medidas que los incluyan ahora ellos serán los adultos iletrados del futuro y el problema de la erradicación de todo tipo de analfabetismo seguirá como  una tarea pendiente del Estado.

En 1986 la Asamblea General de la Naciones Unidas declaró que el Desarrollo es un “derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos están facultados para participar en un desarrollo económico, social, cultural y político en el que puedan realizarse plenamente todos los Derechos Humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar de él”. (Declaración sobre el Derecho al Desarrollo). Dos preguntas: ¿Cómo puede garantizarse el derecho al desarrollo de las personas y los pueblos si el Estado no garantiza primero el derecho a la Educación? Si se afirma que los atributos que debe tener una persona para ejercitar sus derechos son la dignidad, la libertad, la responsabilidad, la igualdad y la autonomía, ¿Cómo pueden concretarse estos atributos sin la vigencia del derecho a la educación?

 Con gran complacencia entregamos a los educadores, a la comunidad científica y a la sociedad los hallazgos, resultados y conocimientos que el equipo pedagógico y sicosocial ha logrado allegar en el transcurso de los últimos 4 años de ejecución del proyecto “Leer y escribir la realidad para ser libres”.  El texto en mención es el segundo libro de sistematización de la experiencia.

Tan importantes como la cobertura poblacional y geográfica del proyecto es constatar los cambios en la vida personal y familiar de los participantes como el de la señora Beatriz Elena Lopera residente del barrio Moravia de Medellín quien logró su mayor deseo: aprender a leer y escribir para poder hacer las tareas con las nietas o la señora María Vitalina Quiceno quien culminó el primer nivel del CLEI en compañía de sus dos hijas adultas y así podríamos citar muchos otros  maravillosos ejemplos.

Las revoluciones políticas y los movimientos sociales y culturales son los que transforman a los Estados y las sociedades del planeta.  Las ONG sabemos de nuestros alcances y limitaciones, contribuir con nuestros modestos recursos y grandes ideales al cambio personal, familiar y comunitario es ya de por sí una meritoria contribución al desarrollo humano y local. 
     
El primer agradecimiento es para los participantes, jóvenes, hombres y mujeres adultos y mayores quienes con su entusiasmo, compromiso y deseos de aprender dijeron si a la convocatoria.  Reconocimiento al equipo pedagógico y profesional quienes con su conocimiento, experticia  y trabajo ha sido posible desarrollar los objetivos y metas del proyecto.  Gratitud a las  Fundaciones Fraternidad Medellín, Sofía Pérez de Soto, las Américas, las Golondrinas  y Proliteracy World Wide por compartir nuestra misión y visión de la “Educación para todos y todas las personas sin límite de edad”. Con ello, como organización de la sociedad civil, asumimos el principio constitucional de la corresponsabilidad en un tema que es de interés público, pero sin olvidar que la responsabilidad primaria y directa de garantizar el derecho a la educación  es  y seguirá  siendo  del Estado.

(Si desea conocer las publicaciones virtuales  sobre alfabetización de la Fundación Bienestar Humano, entre a nuestra página web www.bienhumano.org , link: publicaciones) 

No comments: